Inversión Responsable en el Posconflicto. Vocaciones Productivas y Oportunidades en los Territorios de Colombia

 

Bogotá D.C., mayo de 2018

El Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto, suscrito entre el Gobierno Nacional y la guerrilla de las FARC en noviembre de 2016, se ha planteado como una oportunidad para disminuir las brechas sociales y económicas entre el campo y las ciudades y generar una mayor integración de las regiones en las cuales la institucionalidad ha sido históricamente débil, y el acceso a los bienes y servicios públicos ha sido limitado.

La construcción de la paz territorial* implica promover dinámicas productivas a través de esfuerzos que van más allá de la provisión de estos bienes y servicios. En efecto, demanda un impulso a la iniciativa privada y el establecimiento de condiciones adecuadas para el desarrollo de actividades empresariales formales y legales que catalicen la creación de empleos dignos, la inclusión productiva, y la promoción de capacidades individuales y colectivas para la innovación y el emprendimiento. Este proceso de dinamización de las economías regionales será un factor “clave para garantizar que los esfuerzos realizados por el Gobierno, en el marco de las políticas y programas ejecutados para materializar lo acordado en la Habana, resulten viables y sostenibles en el tiempo” (ICP, 2016).

En esta dirección, el Gobierno Nacional ha planteado una serie de mecanismos para fomentar la inversión en las áreas que han sido tradicionalmente afectadas por la violencia. Dichos instrumentos incluyen mecanismos para la planeación del territorio, mediante los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) y los Planes de Acción de Transformación Regional (PTAR), e incentivos tributarios destinados a dinamizar la actividad económica en las Zonas Más Afectadas por el Conflicto Armado (ZOMAC) que incluyen, entre otras, la figura de Obras por Impuestos. El primer capí- tulo del presente documento desarrolla estos mecanismos y plantea algunas reflexiones para consideración de los inversionistas, así como interrogantes que deberían ser abordados por el Estado en un futuro cercano.

Si bien los instrumentos señalados constituyen un primer paso para la construcción de un entorno favorable a la iniciativa privada, es importante revisar otros aspectos asociados a las apreciaciones, expectativas e inquietudes de los representantes de diversos sectores presentes en los territorios, sobre una eventual incursión del sector privado en los mismos. Con este propósito, la segunda sección presenta un ejercicio de caracterización de cinco regiones del país (Orinoquía, Caribe, Santanderes, el Pacífico y el departamento de Antioquia) en dos frentes, condiciones sociales y economía y competitividad. Para ello, se realizó una revisión documental y se convocaron una serie de espacios de discusión multisectorial o diálogos regionales. Estos escenarios permitieron recabar información sobre los que, a juicio de los participantes, son los principales activos de sus territorios (sociales, económicos, ambientales y culturales), los cuellos de botella que podría enfrentar el sector privado, y los sectores económicos que deberían priorizarse por su capacidad para generar empleo, romper brechas entre el campo y la ciudad y establecer condiciones de competitividad en el largo plazo.

Los socios de este proyecto esperan que este informe, junto con el documento “Aportes para una Buena Ciudadanía Corporativa en Zonas de Posconflicto” y la “Guía de Inversión Responsable en el Posconflicto – Perspectiva para Juntas Directivas 2017”, enriquezcan el proceso de toma de decisión de las empresas interesadas en invertir en aquéllas regiones priorizadas como parte del proceso de implementación del Acuerdo y promuevan sinergias entre las empresas, las comunidades y el Estado en favor del crecimiento económico, el progreso social y la integración de la Colombia rural a una dinámica de desarrollo sostenible.

 


*Término utilizado por la Oficina del Alto Comisionado para la Paz para describir la construcción de paz desde los territorios.

Siguenos: