Condecoración al Doctor Gustavo Vasco Muñoz

 

El pasado cinco de julio el Dr. Gustavo Vasco Muñoz, Vicepresidente del Instituto de Ciencia Política, fue condecorado con la Orden de San Carlos. El ICP felicita al Dr. Vasco y a su familia por este justo reconocimiento. Pocos como él serán tan importantes para la historia moderna de Colombia.
PALABRAS DEL PRESIDENTE URIBE AL CONDECORAR AL DOCTOR GUSTAVO VASCO MUÑOZ

Bogotá, 5 julio de 2007.

Las siguientes son las palabras del presidente Álvaro Uribe Vélez, al condecorar con la Orden de San Carlos, en el grado de Gran Cruz, al doctor Gustavo Vasco Muñoz.

“Nos reunimos para un desatraso. Hace mucho tiempo el Gobierno Nacional debió imponer la Orden de San Carlos al doctor Gustavo Vasco. Esta demora me permite a mí tener el inmenso honor de concederla y de imponerla a un colombiano con una amplia formación intelectual.

Jurista de la Universidad Nacional. Politólogo del Instituto de Estudios Políticos de París. Muy agudo participe de la academia. Profesor de derecho internacional público y privado en las universidades Jorge Tadeo Lozano y Libre. Fundador del Instituto de Ciencia Política, con Don Hernán Echavarría. Miembro de su Consejo Directivo, de su Consejo Editorial. Miembro del Consejo Editorial de la revista Perspectiva, auspiciada por el Instituto.

El doctor Gustavo Vasco es ejemplo de una afortunada síntesis de gente dedicada a la gestión, al florecimiento de la actividad privada, y de hombre público. Esa síntesis que cuajó bien a Antioquia, que supo remontar las diferencias partidistas para encumbrase, desde lo público y desde lo privado, a conquistar la noción de lo colectivo. Esa síntesis que parte de entender que lo público y lo privado tienen un punto de encuentro, que es el bienestar colectivo.

El doctor Gustavo Vasco es paradigma del honrado gestor de empresa privada que no desoye el llamado de servicio público, que lo asume con entusiasmo, para aplicar en él las cualidades éticas y profesionales de quienes ha dado pujanza al sector privado. A él se debe mucha actividad en el sector privado para bien de Colombia.

Presidente de Petroquímica del Atlántico, la empresa concesionaria de la explotación de los campos de gas del Magdalena. La promoción de actividades industriales en las áreas de petroquímica y transporte de hidrocarburos. La promoción de empresas de capital venezolano, francés y mexicano en nuestro país. El impulso de muchas actividades de gas, del sector eléctrico, en ciudades tan importantes como Barranquilla, que fueron pioneras en esta materia.

El doctor Gustavo Vasco ha sido un gran promotor de la modernización y afianzamiento de la industria aseguradora de Colombia y de las lonjas de propiedad raíz.

Al lado de esa amplia actividad como dirigente empresarial, ha impulsado fervorosamente emprendimientos culturales, tareas cívicas. Con Fanny Mickey, quien nos acompaña esta tarde, creo la Fundación Teatro Nacional y el Festival Iberoamericano de Teatro, y preside sus Juntas Directivas.

Su intensa, valiosa y sabia consejería al Presidente Virgilio Barco, a lo largo de su carrera política y en el ejercicio del cuatrienio de Gobierno, dejó una huella indeleble que se expresó en la asesoría prudente y eficaz a un Gobierno que modernizó tantos frentes de desarrollo del país.

Como Embajador en Venezuela, activó enormemente la política de integración binacional y fronteriza, para bien de nuestros dos pueblos.

Tuve la grata oportunidad de conocerlo en la administración del Presidente Barco y de oír muchas veces su consejo, cuando yo era Gobernador de Antioquia y cuando buscábamos la candidatura presidencial en los años 2000 – 2002.

El doctor Gustavo Vasco ha estado siempre en la primera línea de la actividad nacional, ora en la pública, ora en la privada. Con acierto, su constante ha sido el bienestar colectivo.

Entregamos hoy la Orden de San Carlos a un patriota líder, a un patriota con ética, a un patriota con una profunda formación académica, a un patriota con una brillante hoja de servicios. A un patriota que bien habría podido asilarse tranquilamente en el sector privado y que, sin embargo, siempre estuvo, ha estado entre el tranquilo sector privado y el duro sector público.

Mi Dios sabe por qué las cosas las hace en un momento. La demora en entregarle la Orden de San Carlos, me ha dado a mí el inmenso honor de imponérsela. Muchas gracias, en nombre de todos los colombianos, por el bien que usted ha hecho a esta Patria, doctor Gustavo.

Muchas gracias, por darnos el honor de poner sobre su pecho la Orden de San Carlos. Y a ustedes, muchas gracias por acompañarnos”.

Próximos eventos

No tenemos eventos próximos.

Siguenos: