Boletín No. 66 Reforma Política y Electoral

Reforma Política y Electoral

Si bien Colombia tiene una de las democracias más antiguas de América del Sur, es-cándalos de corrupción y la presencia de dineros del narcotráfico en campañas políticas, como los evidenciados en el proceso 8000 hace más de 10 años, y en el ahora sonado caso de la «para-política», han puesto en evidencia la forma como los sistemas de representación política (dirigidos a defender los intereses de los ciudadanos) durante muchos años han sido utilizados como mecanismos de incorporación de intereses ilegales e influenciados por grupos al margen de la ley. El peso político de revelaciones como las del computador de «Jorge 40″1, las recientes ordenes de captura a congresistas, la renuncia de la Ministra de Relaciones Exteriores, María Consuelo Araujo, y las repercusiones negativas que esto ha generado a nivel interno e internacional, han perjudica-do la institucionalidad pública colombiana, y han hecho evidente la necesidad de ajustes serios y profundos a fin de garantizar transparencia y eficiencia en su gestión. La necesidad de una reforma política que refuerce el régimen democrático y blinde a los candidatos y corporaciones públicas frente a la injerencia de recursos ilícitos y grupos al margen de la ley, llevó al Gobierno Nacional y algunos partidos políticos2, a pro-poner iniciativas legislativas que reformen el sistema electoral. Ya suman más de media docena los proyectos relacionados radica-dos en las Secretarias de Senado y Cámara de Representantes, y que contemplan objetivos tan amplios como asegurar la ética y la transparencia en los procesos electorales, o implementar en Colombia el voto obligatorio.

Siguenos: