Boletín No. 55 Desarrollo Rural

Desarrollo Rural

La legislación colombiana en materia de desarrollo rural ha sufrido cambios significativos durante los últimos 15 años. La preocupación por lograr el desarrollo económico y social de las áreas rurales en un contexto económico globalizado se ha materializado en ajustes de las políticas internas y en la reorientación del papel de las instituciones del Estado, lo que ha dado como resultado catorce leyes, cinco decretos–ley y veintisiete decretos reglamentarios, todas normas vigentes en materia de desarrollo rural. Sin embargo, un estudio realizado por el Banco Mundial en el año 20041 puso en evidencia que Colombia aún tiene debilidades en la implementación de sus políticas públicas para el desarrollo rural. El estudio demostró que la política nacional de tierras2 ha limitado el acceso y la propiedad de la tierra, lo que ha incidido en el aumento de los niveles de violencia y en la disminución de la productividad agrícola. En cuanto a la ley 160 de 1994, que crea el Sistema Nacional de Reforma Agraria y Desarrollo Rural Campesino, el Banco Mundial manifestó que los programas de subsidios para la compra de tierras y la exclusividad del INCODER para otorgarlos, iban en contra de la descentralización y eran vulnerables a la interferencia política. Finalmente, el estudio también se refirió a que gran par-te de las políticas del Gobierno Nacional se dirigían a un apoyo limitado en el tiempo a las zonas receptoras de población desplaza-da, y no a permitir el acceso a tierras como elemento indispensable para facilitar el re-torno de esas personas. Además de estas consideraciones, el Banco Mundial hizo una serie de recomendaciones que podrían conducir a una política agraria satisfactoria en pro de la igualdad y a permitir la reducción de los niveles de violencia, pobreza y la subutilización de los recursos productivos. Así mismo, resaltó como primordial el papel activo de los mercados en el mejoramiento de la competitividad y en la diversificación y crecimiento rural en beneficio de los pequeños agricultores.

Siguenos: