Asociarse para progresar: Una alternativa para el campo colombiano

Andrés Molano Rojas*, Felipe Zarama**

La apuesta por la asociatividad como una estrategia para mejorar la productividad y los ingresos de los pequeños y medianos productores no es nueva. Sin embargo, dada la actual coyuntura que vive el país y las perspectivas que ofrece el mercado agrícola, hay un interés renovado por parte de los diversos actores que fomentan o participan en estos procesos productivos colectivos. La política pública agrícola está encaminada a aprovechar las oportunidades de los esquemas asociativos para reducir las brechas entre el mundo rural y el urbano, para hacer el sector más competitivo y facilitar la inserción en la economía global. A pesar de que hay casos exitosos, algunos desafíos permanecen, los cuales muchas veces impiden que estos esquemas colectivos prosperen. El presente documento ofrece un breve un balance crítico de los logros y limitaciones de la política pública y las iniciativas privadas en materia de asociatividad rural en Colombia, así como un inventario de factores de éxito y oportunidades para su perfeccionamiento en el mediano plazo.

(*) Experto invitado, Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga y Profesor Principal de Relaciones Internacionales, Universidad del Rosario
(**) Investigador, Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga
Siguenos: