Boletín No. 74 Concierto para delinquir – Ley 975

Concierto para delinquir – Ley 975

Es de público conocimiento que el conflicto arma-do colombiano se originó hace más de 50 años con la conformación de los primeros grupos de guerrillas y la posterior aparición de los grupos de autodefensas en la década de los ochenta, no dejando de lado factores como el surgimiento del narcotráfico y su relación con actores ilegales como estos. El Estado colombiano ha realizado diferentes esfuerzos por buscar soluciones al problema, como los procesos de indulto y amnistía aplicados a guerrilleros en las décadas de los ochenta y noventa, y la actual creación de un mecanismo jurídico que per-mita la desmovilización de los grupos de auto-defensa o paramilitares en un marco de verdad, justicia y reparación a las víctimas. La Ley 418 de 1997 y la Ley 548 de 1999, luego modificadas por la Ley 782 de 2002, son los instrumentos jurídicos soporte del actual proceso de negociación, los cuales han resultado trascendentales en la con-formación del marco normativo para la des-movilización de los paramilitares. No obstante, los fallos que las altas Cortes han proferido en concordancia con la Ley de Justicia y Paz también han resultado determinantes en el proceso, pues a partir de éstos varios de sus enunciados han tenido que ser modificados y ajustados a dichas decisiones judiciales.

Siguenos: